miércoles, 26 de enero de 2011

Presentación

De la charla con una amiga sobre cómo reencontrarse con sus palabras, le sugerí ver Descubriendo a Forrester. A lo largo de la trama, Forrester (un brillante escritor) le recomienda a Jamal (prodigio de 16 años) tomar sus palabras, hacerlas suyas y a partir de ellas escribir algo propio. Le dice que a veces la misma actividad de escribir y sentir cómo las palabras fluyen logra que la inspiración aparezca y que las propias salgan a la superficie.

Este blog nace a partir de esa escena. Me propongo tomar las primeras líneas de cualquier cosa que se me ocurra (relato, noticia, post en un blog, etc.) y a partir de ellas seguir escribiendo con mis propias palabras el resto. Son Historias Robadas porque tomo una frase que no me pertenece y la uso para darle forma a algo propio. Son Robadas porque le saco la oportunidad a otro de escribir lo mismo que yo.

Gracias por leer.